Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle toda la información. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar y continuar

Asia

China

China no es un país, sino un mundo. Es una tierra de elevadas montañas y paisajes épicos, telón de fondo de la caída de dinastías, del ascenso al poder de emperadores y del viaje revolucionario. A menos que se disponga de un par de años y de paciencia ilimitada, lo mejor es centrarse en un itinerario relajado e ir descubriendo este país por etapas. Desde sus metrópolis consumistas a sus tierras de pasto de la Mongolia interior. Desiertos, cumbres sagradas, cuevas o ruinas imperiales, toda ella es una tierra de cismas culturales y geográficos, con gran variedad de climas, paisajes y ecosistemas, que hacen de esta nación algo único. Los alicientes para el viajero son incontables, abarcando desde lugares tan sobresalientes como la Gran Muralla o la Ciudad Prohibida, hasta otros cuyos atractivos están ligados a momentos claves de la civilización, como es la Ruta de la Seda. En cualquier rincón de China encontraremos sitios cuyo nombre de por sí evoca misterio, exotismo o una profunda carga histórica; solo con nombrar Tíbet, Shanghái, Gobi, Yangtsé o Xian, se nos abre en el subconsciente un mundo fascinante, almacenado en la mente desde el tiempo de nuestras lecturas juveniles. Bienvenido a China.

Escribe tus datos personales, y nos pondremos en contacto:

Otros destinos Asia Un viaje a medida
Obligatorio rellenar todos los campos Volver